Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Remar

Travesía Roja

Descubrir y acoger la vida

 IMG 9196

• Objetivo de la primera travesía

Generar espacios de encuentro en donde el adolescente pueda construir "un lugar" en el cual descubrirse como ser en relación consigo mismo, con los demás, con Dios y con su entorno y percibir la sed de vida que lleva en su interior hasta abrirse a la invocación.

• Valor fundamental de la etapa: la comunicación

Proponemos la comunicación como valor central de esta etapa: puente hacia el mundo exterior –conocimiento y apertura de lo que vive el otro, respeto de la diversidad y originalidad de cada uno, compromiso en la transformación del entorno cotidiano-, y también hacia su mundo interior –reconocimiento de su personalidad única y original, con una historia de luces y sombras.

Comunicarse es darse cuenta de la presencia de los demás, que los demás se percaten de la suya, y que cada uno se reconozca a sí mismo como sujeto de un universo de relaciones.

• Puntos de llegada

  • Al finalizar esta etapa el joven estará estableciendo relaciones más profundas dentro un espacio que reconoce como real y propio. Esta misma experiencia le habrá ayudado a irse encontrando consigo mismo y con su historia.
  • Poco a poco irá encontrando un nuevo sentido a lo que hace y descubriendo sus propias capacidades. De hecho, ya no será un extraño para sí mismo: reconoce su interioridad y hace esfuerzos por compartirla, incluyendo los conflictos por los que está pasando.
  • Al finalizar esta etapa los jóvenes han hecho un camino de reconocimiento de sus deseos más profundos y de sus preguntas más vitales y se abren a la búsqueda de respuestas.
  • Han experimentado a Jesús como amigo cercano y expresan y celebran este acontecimiento en grupo.
  • Al terminar esta etapa los jóvenes habrán descubierto nuevas posibilidades existentes en su interior y las compartirán, y buscarán elementos comunes desde donde se construya una identidad grupal. El dialogo deberá llevar a lo jóvenes a reconocer el valor del otro y de su opinión permitiendo así el enriquecimiento de todo el grupo, dándose las condiciones para sentirse a gusto entre los nuevos amigos.
  • Todo lo anterior le permitirá favorecer la comunicación grupal generando la pertenencia al grupo, la cohesión grupal y valoración de la personalidad de cada uno de los integrantes.
  • En el ámbito familiar el joven será capaz de reconocerse como miembro de una familia, como un rol particular con derechos y deberes dentro de la misma.
  • En el hogar, reconoce a los miembros de su familia y se siente parte de ella, con derechos y deberes.
  • Al terminar esta etapa el joven tendrá un lugar donde pueda compartir junto con otros jóvenes ilusiones, afectos e inquietudes, se habrá implicado en la transformación de las cosas sencillas que suceden a su alrededor, y habrá tomado conciencia del valor de la creación que goza y admira por su belleza.
  • El joven será capaz de abrir los ojos a su propia realidad y otras realidades que le permiten ampliar horizontes y conmoverse ante situaciones de dolor para crecer en responsabilidad.

Regresar

Share